Propietarios de JMD Romay Bau GmbH

Adquirieron una constructora suiza, en tercera generación, y son importadores de granito y pizarra de Galicia

El esfuerzo y la determinación han convertido a José Manuel Romay y a su hijo José Dani Romay Ogando en empresarios de la construcción en el competido cantón de Schaffhausen. José Manuel Romay emigró a Suiza en 1972 y desde los primeros tiempos trabajó en la constructora local Alfred Bieler. Hace trece años, con la jubilación del propietario, no dudó en adquirir la empresa en la que había trabajado durante tres décadas, para compartir la propiedad con su hijo Dani Romay. Han renombrado la constructora como JMD Romay Bau GmbH y actualmente tienen tres líneas de negocio: obras privadas, con especialización en reformas; inmobiliaria; e importación de granito y pizarra procedente de Galicia.

Texto: Javier de Francisco © 

Más allá de los sectores de la hostelería, el comercio de alimentación y la automoción, son pocas las empresas fundadas por la colectividad gallega en Suiza. Una de esas excepciones es JMD Romay Bau GmbH, constituida en diciembre de 2002 con su nueva denominación social, pero con origen en una constructora local que antes de su venta estuvo gestionada por tres generaciones de la familia Bieler y que llegó a superar el centenar de trabajadores.

De hecho, A. Bieler fue durante décadas una de las muchas empresas del cantón de Schaffhausen que nutrió su plantilla con mano de obra procedente de Galicia. Entre los trabajadores gallegos a los que dio empleo se encontraba el actual propietario, José Manuel Romay, quien en 1972 hizo las maletas a Suiza desde su localidad natal, Estación de Portela, en el municipio de Barro (Pontevedra).

Viajó acompañado de su mujer, la ourensana Isolina Ogando, de Louredo (Maside), a la que conoció al hacer la mili. Isolina Ogando contribuyó a la economía familiar con largas e intensas jornadas laborales como costurera del hospital de Schaffhausen, tarea que desempeñó durante más de 40 años.

Cambio de propiedad

A finales de 2002, la constructora suiza Alfred Bieler rozó la desaparición, por falta de relevo generacional. Pero José Manuel Romay, a quien le sobraba conocimiento de la compañía, y su hijo José Dani Romay Ogando, hicieron una oferta de compra y la operación cristalizó.

De aquellos inicios, Dani Romay recuerda que “al retirarse el patrón de mi padre, vimos la posibilidad de comprar la empresa y de seguir adelante con ella bajo el nuevo nombre. Para el señor Bieler fue algo inesperado, ya que él era de la tercera generación de la familia y pensaba que con él cerraría la compañía. Pero con todo orgullo y lleno de motivación, nos apoyó en los primeros meses, cuando empezamos como empresarios autónomos del sector de la construcción”.

 

 

Durante más de una década, la ya constructora gallega JMD Romay Bau GmbH ha firmado numerosas obras, sobre todo pequeñas edificaciones (habitualmente de una a cuatro viviendas), reformas (de interior, como cocinas y baños, y también de exterior, como fachadas, cubiertas, plazas de aparcamiento y terrazas), y obras especiales y complejas, como conducciones y canalizaciones. La empresa cubre todas las tareas de albañilería, pavimentos y revestimientos. 

Importadores de granito y pizarra

Como buena empresa de origen gallego, JMD Romay Bau promociona y utiliza en muchas de sus obras materiales procedentes de Galicia. Así, se ha convertido en una de las mayores importadoras de la zona de pizarra valdeorresa y de granito del sur de Galicia. Pero también de acero gallego y de otros materiales.

Dani Romay relata que “al principio mi padre y yo empezamos a importar granito de todo el mundo a Suiza. Pero hoy en día nos dedicamos en especial al granito gallego y a la pizarra gallega. La importación está casi siempre basada sobre proyectos concretos, ya que nuestra empresa es de tamaño pequeño -tiene de cuatro a ocho empleados, según la temporada- y las capacidades para almacenamientos grandes son limitadas. Aun así, están saliendo a menudo camiones de 40 toneladas cargados con piedra gallega a Suiza”, resalta con orgullo.

Y a la mínima oportunidad, cuentan con proveedores y con profesionales gallegos para sus proyectos de construcción: “Aparte de la albañilería, procuramos en lo que sea posible apoyar también a empresarios de Galicia incluyéndolos en nuestros proyectos aquí, en Suiza. Por ejemplo, para trabajos de acero inoxidable, de tejadores de pizarra y otros”.

Por otra parte, el año pasado la firma introdujo una nueva línea de negocio, la actividad inmobiliaria, para apoyar a sus clientes tanto en la gestión inmobiliaria como en la compra-venta de bienes inmuebles.

En la actualidad, la plantilla de JMD Romay Bau está formada por trabajadores de nacionalidad española, portuguesa e italiana. La mayor parte de las obras que ejecuta se concentran en el cantón de Schaffhausen, o fuera de él en un radio de unos 30 kilómetros.

 

 

En una zona del país en la que una de las peculiaridades del sector de la construcción es que hay muy pocos proyectos de obra nueva, Dani Romay añade una segunda dificultad ligada a la fortaleza actual del franco suizo: “La construcción en nuestra región está entrando en un estado difícil, ya que con el euro bajo (comparado con el franco suizo), están llegando más y más empresas y autónomos de Alemania y Austria a nuestra zona. Y otro problema es que resulta muy difícil encontrar albañiles con buena experiencia”, asegura.

 

 

Las dos generaciones -padre e hijo- que comparten la propiedad de la constructora gallega de Schaffhausen han trabajado codo a codo durante la primera década de vida del proyecto familiar. Tras la jubilación de José Manuel Romay, su hijo es el continuador de la firma.