Director de Grup Iglesias, grupo de restauración con sede en Barcelona y formado por once emblemáticos locales, el más reciente Bella Vista del Jardín del Norte, del que es socio Leo Messi.

“Tener como socios a los hermanos Messi y Adriá es un valor añadido inmenso y nos permite vivir con menos estrés empresarial que otros proyectos”

La alta cocina y la vanguardia culinaria de la ciudad de Barcelona tienen entre sus grandes referentes a Grup Iglesias, desde que en 1986 el matrimonio formado por Cándido Iglesias y Pura Fernández abriera la mítica marisquería Rías de Galicia, en la zona del gran recinto ferial (Fira). Cándido Iglesias es originario de Mos (Pontevedra) y Pura Ferández de Baleira (Lugo). El local y el consagrado grupo empresarial, formado hoy por once restaurantes, se encuentra en segunda generación, bajo la dirección de los hermanos Juan Carlos, Borja y Pedro Iglesias, que mantienen la filosofía y el estilo de la saga familiar, basado siempre en lo que ellos mismos llaman “la austeridad gallega”. Desde 2010 comparten proyecto con los hermanos Ferrán y Albert Adriá. Esta experiencia innovadora en gastronomía de nueva generación es el grupo BCN 5.0 elBarri, que ya suma cinco restaurantes; tres de ellos (Tickets, Pakta y Hoja Santa) lucen una estrella Michelín. Después de concentrar toda su creatividad en la zona del Paralelo, en 2016 se expandieron a otras zonas de la ciudad. Una de ellas es el propio Nou Camp, en donde abrieron el restaurante Roma 2009. La apertura más reciente de Grup Iglesias tuvo lugar en julio de 2016 y consistió en la mediática inauguración de Bella Vista del Jardín del Norte, en pleno Eixample y contando como socio de lujo con Leo Messi y su familia. Desde el primer día con los fundadores, la galleguidad de Grup Iglesias se percibe tanto en la red de proveedores como en la carta de cada establecimiento, al igual que en el modelo de gestión de un consorcio empresarial que este año prevé facturar 14 millones de euros, un 27% más que en 2016. En junio abrirá -en Madrid- su primer templo gastronómico situado fuera de Cataluña. Además, se prepara para dar el salto a la internacionalización. Prevé replicar Bella Vista del Jardín del Norte, con locales similares al del Eixample, en Oriente Medio y en Asia, para aprovechar el tirón de popularidad de Leo Messi. El grupo está presidido por Juan Carlos Iglesias, licenciado en Derecho por la Universidad de Barcelona.

Texto: Javier de Francisco ©

Visita las páginas de nuestros patrocinadores

 

 

 

¿Qué representa para la familia Iglesias compartir proyectos y sociedades con inversores de la talla del astro del fútbol Leo Messi y de los hermanos Adriá?

La verdad es que estar relacionados con los hermanos Messi y con los hermanos Adriá es para nosotros todo un privilegio, porque cada uno en sus respectivos campos son personas con muchísimo talento. Y nosotros no dejamos de aprender de ellos. Realmente es un privilegio. A nivel empresarial facilita mucho las cosas, porque significa un valor añadido inmenso y nos permite vivir con menos estrés empresarial que otros proyectos.

¿En Bella Vista del Jardín del Norte su socio es directamente Leo Messi o son sus hermanos y su padre?

Estamos en sociedad con los hermanos Messi, pero con quien tenemos más trato es con Rodrigo, que es quien se encarga de esas inversiones.

Un personaje de fama mundial como Leo, que recibirá constantes propuestas de inversión en negocios top, ¿por qué cree que se ha decantado por compartir proyecto empresarial con ustedes?

Bueno, porque con Rodrigo Messi y con sus padres había relación. Son clientes nuestros y nos conocemos desde hace mucho tiempo.

¿Y el propio Leo Messi es también cliente de los restaurantes de Grup Iglesias?

Sí, Leo viene algunas veces; es de gustos sencillos, viene con la familia. Es una persona muy familiar y muy tranquila.

¿A los Messi les gusta la gastronomía gallega?

A algunos más que a otros, supongo, pero como tal la pregunta nunca se la he hecho. Eso sí, es gente que come de todo.

¿Tanto la familia del mito del FC Barcelona como los hermanos Adriá, se implican en la gestión de los restaurantes en los que tienen participación accionarial o se limitan a ser socios capitalistas?

Sí, sí, se implican absolutamente. En todo lo que tenemos de elBarri, Albert Adriá tiene una implicación absoluta. Y en Bella Vista, Rodrigo Messi, el hermano mayor de Leo, tiene también una implicación muy grande. Colabora con nosotros en la gestión diaria y participa en las decisiones

Es decir, Rodrigo Messi está con frecuencia en tareas directivas en el local...

Sí, sí, participa y opina de todo. Opinamos de los platos, de la gestión, del personal, de la materia prima. Participa de todo.

Precisamente, la materia prima de calidad, y con fuertes conexiones con Galicia, es la filosofía de partida de Grup Iglesias, desde los primeros tiempos de sus padres dentro del sector en Barcelona. ¿Esa sigue siendo la máxima prioridad?

Siempre hemos sido muy esmerados con la materia prima. Es que no sabemos hacer otra cosa. En varias ocasiones hemos intentado hacer proyectos que sean extremadamente sencillos y no hemos sido capaces, porque al final quien hace dinero en hostelería y en restauración es exclusivamente porque no usa una materia prima de primer nivel. Todos los ciudadanos han de saber que, hoy en día, quien decide trabajar con el producto de máxima calidad y darle al cliente lo mejor, probablemente no esté ganando dinero. Un negocio es una estructura empresarial con el fin de ganar dinero. Eso es un negocio; montar una estructura con la finalidad de hacer dinero. Pero eso solo sucede cuando tienes margen. Si todo lo que tú haces, tu actividad, tus ingresos... no son superiores a tus costes de estructura, de personal, materia prima, gastos generales y demás, es evidente que no estarás ganando dinero. Y hoy en día no se gana dinero porque los gastos generales han subido mucho, los suministros están muy altos, los profesionales independientes resultan muy caros... Si usas grafismo, márketing y comunicación, son cuentas contables que antes no existían, pero a las que hoy tienes que destinar partidas de dinero importantes si quieres mantenerte en lo alto. En cuanto a la materia prima, el producto de primer nivel ha subido mucho. Y los costes de personal también. Y los impuestos y la presión fiscal son descomunales. Todo eso ha hecho que montar restaurantes no sea siempre rentable. En nuestro caso los montamos porque a lo mejor no sabemos hacer otra cosa o porque no tenemos remedio, al estar ya metidos en este sector. Pero ya no resulta tan atractivo financieramente como lo era antes. Ahora mismo es muy difícil hacer rentables los restaurantes de un nivel medio-alto.

¿Por eso hemos visto en los últimos años cierres de locales de restauradores de máximo prestigio?

Sí, en estas condiciones hay grandes restauradores que optan por el cierre. Esto es una calamidad, es terrorífico. La gente suele asociar un restaurante de lujo directamente a ganar mucho dinero, cuando es inversamente proporcional. Cuanto más lujo tiene un restaurante probablemente mayores sean sus pérdidas o menores sus beneficios, porque los costes se multiplican. O sea, solo gana dinero en hostelería quien tiene muy poco personal o trabaja con producto muy barato que después de ser manipulado tiene la apariencia de ser más de lo que era en origen.

¿Ustedes conservan muchos proveedores gallegos?

En efecto, tenemos muchos. Sobre todo trabajamos con carne, y en menor volumen también traemos de Galicia todo el marisco y todo el pescado. Por ejemplo, uno de nuestros proveedores principales es Mariscos Laureano, toda una institución en Cambados. Laureano tiene un producto realmente estratosférico y galáctico. En mariscos y pescados, en compras en Galicia nos dejamos muchísimo dinero al año.

¿Y para las carnes trabajan con alguna zona concreta o denominación de origen?

Las carnes proceden de diferentes lugares. No buscamos zonas determinadas, sino calidad. Tenemos proveedores que nos traen ternera gallega y a veces colaboramos con el consejo regulador en diferentes actividades. Traemos producto de allí de donde es bueno. Tampoco es solo carne de Galicia. Procuramos tener todo el producto de donde es mejor. Y no solo español. Existe una sensibilidad especial con todo lo que viene de Galicia, pero nuestros proveedores no son exclusivamente gallegos.

Están a punto de realizar la primera apertura fuera de Cataluña, en concreto en la Comunidad de Madrid. ¿Cuál es el número de restaurantes que pretenden alcanzar a medio plazo?

En 2011 teníamos dos restaurantes y hoy ya son once. Hace cinco años jamás habría dicho que podríamos tener cinco, y ya no digo diez u once. Para nosotros era absolutamente impensable, inimaginable. Si me preguntas dónde va a estar el futuro, pues no lo sé. O tenemos los mismos restaurantes, o tenemos menos, o tenemos muchos más... No tengo ni idea. Nosotros no hacemos planes estratégicos a varios años vista. Todo es a veces impulsivo, fruto de la oportunidad o de la inspiración, de las ganas y de la pasión. Confluyen muchos factores. No sometemos todo eso a una planificación. Ésta surge de todo lo demás. Por eso soy incapaz de predecir cuál es nuestro futuro a corto o medio plazo.

¿En 2017 sólo abrirán en Madrid o preparan alguna apertura más?

Solo contemplamos la apertura de Madrid. Siempre hay ideas que no se materializan precisamente por lo que he dicho antes, la oportunidad y el momento o la situación, pero trabajamos en varias ideas de modelos de restauración más de fast food, de comida un poco más sencilla, modelos de restauración un poco más fáciles de gestionar, no tan cargados de concepto y de filosofía. Pero no sabemos si eso sale o no sale. Son proyectos que están en permanente desarrollo. De momento, cerrado a día de hoy y garantizado solo está la apertura de Madrid, en la calle Atocha.

¿Y su plan estratégico contempla la llegada a Galicia?

No lo contempla, por lo mismo que he comentado antes. No está planificado nada en Galicia, pero en el extranjero cabe la posibilidad de que nos planteemos llevar Bella Vista. Hay planes de futuro para poder llevarlo fuera de España, pero a día de hoy no está cerrado.

¿Pero en qué países o regiones están pensando para replicar el exitoso restaurante que comparten con la familia Messi?

Estamos pensando en Asia y en Oriente Medio. Pero no sería un proyecto para ejecutar de forma inmediata.

¿Por qué no se han planteado abrir en la tierra de sus raíces familiares?

A pesar de todo el cariño que le tenemos a Galicia, la verdad es que no nos hemos planteado abrir ahí un restaurante. No digo que no me hiciera ilusión cerrarlo todo e irme a montar algo a Galicia. A mi eso conceptualmente sí que me gusta y lo veo más un proyecto vital que un proyecto empresarial.

 

¿Qué previsión de cifra de negocio tiene Grup Iglesias para 2017?

Este año (2017) nos vamos a poner sobre los 13 o los 14 millones de euros. El año pasado (2016) cerramos en torno a 11 millones. En los últimos años hemos tenido un importante crecimiento.

En el nuevo estilo de gestión, con la segunda generación, ¿tienen fácil cabida los locales tradicionales y emblemáticos que abrieron sus padres hace ya cuatro décadas?

Durante muchísimos años tuvimos Rías de Galicia y Brasería Cañota. Éste último se convirtió en Casa de Tapas Cañota, que es un referente y posiblemente sea el local que más trabaja de todo el grupo; hace muchos clientes. Ambos continúan. Rías de Galicia se desdobló en Rías de Galicia y Espai Kru, mientras que Cañota se convirtió en Casa de Tapas. Los dos continúan estando desde el primer día.

¿Su padre sigue participando en la gestión de alguno de los restaurantes del grupo familiar?

No, ya hace muchos años que nos pasó el mando del grupo y lo gestionamos nosotros. Siempre valoramos sus opiniones, porque está frecuentemente a nuestro alrededor. No es una persona que físicamente no esté. Siempre está por los restaurantes, nos visita, pero nos ha cedido la gestión hace ya mucho tiempo.

¿Qué valores principales, qué enseñanzas y qué influencia cree que han recibido del fundador, Cándido Iglesias?

Nosotros hemos tenido siempre una vida muy austera, muy propia de gallegos y muy comedida. Eso se aprende. No hemos sido de valorar los bienes materiales en exceso. Hemos vivido al límite de la comodidad, correctamente, pero sin ningún exceso, sin grandes pisos, sin segundas viviendas, sin coches de lujo... Siempre hemos llevado una vida austera. Los gallegos son austeros por naturaleza. Todos los gallegos entenderán qué quiero decir con eso. Estos valores, nosotros los hemos recibido, y en nuestra vida nos comportamos como tales. Somos clones de nuestros padres y los valores son los mismos que los suyos.

A pesar de la popularidad y de dedicarse a un sector tan exigente y absorbente como el de las restauración, ¿la familia Iglesias sigue muy conectada con Galicia?

Mi padre nació en Mos, aunque su padre se trasladó a Ourense siendo él un niño. Vivió en la ciudad de Ourense mucho tiempo y desde muy joven, porque la madre de mi padre falleció, y luego mi abuelo tuvo una segunda relación en esa ciudad. Por eso mi padre vivió en Ourense, en concreto en la Avenida de Portugal. Recuerdo de esa calle que había, en una confluencia con un camino que se elevaba, una tienda de comics en donde yo leía Roberto Alcázar y Pedrín. Mi abuelo tenía un hostal en frente de ese quiosco. No recuerdo si era suyo el edificio o lo gestionaba él, pero allí daba habitaciones y pensión. Nosotros hemos nacido en Barcelona y hemos vivido siempre aquí, pero siempre hemos ido a Galicia en vacaciones. Íbamos todos los años a Ourense para ver a nuestro abuelo. Además, buscábamos proveedores y dábamos muchas vueltas por Galicia. Hoy en día seguimos intentando ir como mínimo una vez al año. Entre 10 y 15 días los pasamos viajando por Galicia. Y mis padres muchos más días.

Este año, la Asociación de Empresarios Gallegos en Cataluña (AEGACA) le rindió homenaje a usted. ¿Habrá sido todo un reconocimiento para la familia? ¿De qué les habló a los asociados gallegos?

Les expliqué cuál es la filosofía de nuestros proyectos y cómo afrontamos los conceptos. En definitiva, les conté qué es lo que buscamos. Y en ese sentido pensamos que comer bien no es suficiente; hay que dar más cosas. Los clientes cada vez te exigen más. También hablé sobre la trayectoria y sobre el significado de la Asociación de Empresarios como enganche con la galleguidad, porque con el paso de las generaciones, a medida que van saliendo los hijos de los gallegos, o existe algún referente al que anclarse o los vínculos acaban perdiéndose por el paso del tiempo. En mi caso, yo estoy menos apegado a Galicia que mi padre, obviamente. Él siempre ha sido un defensor muy grande de Galicia. Mis hijos están menos apegados de lo que estoy yo. Los hijos de los emigrantes tenemos que engancharnos cultural, intelectual y afectivamente, así como empresarial y profesionalmente, para no perder el contacto. Yo soy una persona que espiritualmente me siento muy relacionado con la naturaleza. Y para mí la naturaleza es Galicia, no es otra cosa. En Galicia he vivido experiencias espectaculares a nivel de interaccionar espiritualmente con la naturaleza. Y esto solo lo he logrado vivir en Galicia. Para mí los bosques tienen vida, la hierba tiene vida, los ríos, el agua... Tienen vida consciente. No es simplemente que las cosas están vivas. Es como si en Galicia la naturaleza viviera y pensara y eso a mí me hace sentirme muy unido a esa tierra.

 

Para conocerles mejor: 

WEB OFICIAL   FACEBOOK OFICIAL

  

 

 

Entrevistas