Embajador de España en Jordania

“Tengo hermosos recuerdos de Maceda, la villa donde nació mi padre”

El actual embajador de España en Jordania está unido familiarmente a la provincia de Ourense y mantiene estrechos vínculos con la emigración ourensana y gallega. Es hijo del magistrado Marcelino Cabanas, originario de Bustavalle (Maceda).

Santiago Cabanas Ansorena (Madrid, 1954) es licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Madrid y lleva en la carrera diplomática desde el año 1981. En este tiempo ha alternado cargos en el exterior y en gabinetes ministeriales del Gobierno de España.

En 2000 fue nombrado embajador de España en la República Checa y en 2005 cónsul general de España en Miami. Previamente ejerció la representación diplomática en Irán. Antes de su actual destino, el de embajador de España en el Reino Hachemita de Jordania, fue director general de Política Exterior y Asuntos Multilaterales, Globales y de Seguridad. Su trayectoria en la Administración incluye varios cargos en Madrid, entre ellos el de director adjunto del Gabinete del ministro de Asuntos Exteriores y el de director general de Asuntos Consulares y Migratorios.

Texto: Javier de Francisco © 

 

  • Como hijo de ourensano, ¿qué vivencias y qué recuerdos tiene de la provincia de Ourense? ¿Viaja con frecuencia a Maceda, la villa de su padre?
  • Tengo hermosos recuerdos de mis visitas a Maceda, la villa donde nació mi padre. Durante muchos años, y mientras él vivió, pasábamos unos días en familia en La Toja y aprovechábamos para visitar Maceda.
  • A pesar de la distancia y de sus cambios de país y de continente como diplomático, ¿aún mantiene contacto con Ourense y con Galicia?
  • Desde que falleció mi abuela, que pasaba siempre una parte del verano en Maceda, y especialmente desde que murió mi padre, en el año 2011, no he vuelto por allí aunque espero hacerlo en un futuro próximo. Quedan algunos familiares en la zona y mi padre estaba muy orgulloso de que la villa le hubiera honrado con una calle con su nombre.
  • Para usted la representación de España tiene que resultar una tarea muy familiar y cercana. Su padre, el magistrado Marcelino Cabanas, fue secretario general de la Conferencia de Ministros de Justicia de los países hispano-luso-americanos y ejerció como delegado español en una decena de asambleas de Naciones Unidas y en varias conferencias de ministros europeos de Justicia. ¿Qué destaca de su extensa biografía?
  • Mi padre nació en Maceda, más exactamente en Bustavalle, en 1919. Estudió Derecho en Salamanca y se jubiló como magistrado del Tribunal Supremo. De hecho, la calle que lleva su nombre en Maceda se denomina “Magistrado Marcelino Cabanas”. Regresaba todos los años a Galicia y uno de sus grandes orgullos era pertenecer a la Academia Gallega de Jurisprudencia y Legislación, en la que fue recibido con un discurso sobre el gran jurista gallego Montero Ríos.
  • Su etapa como cónsul general de Miami, entre 2005 y 2010, ¿ha sido la de mayor contacto con la emigración gallega? ¿Qué experiencias destaca de ese período?
  • En todos mis puestos en el extranjero he estado en contacto con gallegos, aunque es verdad que fue en mi etapa como Cónsul General en Miami cuando tuve una estrecha relación tanto con los gallegos que habían llegado de Cuba como con la nueva emigración española en Estados Unidos. Recuerdo con especial cariño mis visitas y mis almuerzos en la Casa de Santa Marta de Ortigueira donde se respiraba un profundo amor a Galicia. Reitero que he tenido oportunidad de encontrarme con empresarios gallegos en todos los puestos en los que he estado, pero, en efecto, donde más contacto tuve fue en Miami al ser puerta de entrada tanto para el mercado estadounidense como para el mercado iberoamericano. Tuve allí una estrecha relación con los empresarios de AEGUSA, la asociación de empresarios gallegos en Estados Unidos.
  • Por su cercanía con la emigración, ¿cree que el empresariado gallego del exterior tiene potencial para compartir proyectos, negocios y experiencia asociativa, e incluso para actuar como un lobby empresarial? ¿Falta unión en el colectivo?
  • En mi experiencia, especialmente la de Miami, los empresarios gallegos se mueven con soltura en el exterior y han desarrollado un movimiento asociativo de gran interés.
  • Entre 2010 y 2013, usted ejerció como director general de Política Exterior y Asuntos Multilaterales, Globales y de Seguridad. ¿Prefiere el trabajo directo en las embajadas y consulados o la planificación y gestión en una dirección general del Gobierno de España.
  • Para un diplomático, los destinos en el exterior son esenciales, pues nos permiten desarrollar nuestra vocación sobre el terreno. En este sentido, el contacto con las comunidades españolas en el exterior resulta especialmente satisfactorio. Ahora bien, también es importante tener la experiencia del trabajo en el Ministerio de Exteriores, donde se perfila y se prepara nuestra acción en el exterior.
  • Este verano cumplirá dos años como embajador en Jordania, en una etapa profesional que coincide con un escenario internacional muy convulso. ¿Está viviendo una buena experiencia en Ammán?
  • Jordania es un país de gran interés para un diplomático, pues está en el centro de una región convulsa, en la que se desarrollan conflictos que afectan a todo el mundo. Es, por ello, un punto de observación crucial y una experiencia profesional extraordinaria. Por otra parte, los jordanos son gente hospitalaria y amable, que sienten cariño por España. Ello hace que la vida de un Embajador de España en Jordania sea no solo interesante sino también grata.
  • La región de Oriente Medio es una de las más atractivas para los empresarios e inversores españoles, en sectores como la construcción civil, la energía y la moda. ¿Detecta un creciente interés de los grupos empresariales españoles por la zona? ¿Desde la Embajada les prestan asesoramiento? ¿Ha tenido oportunidad de apoyar a empresas de origen gallego?
  • Hay sin duda un creciente interés de las empresas españolas en Jordania. Muchas de ellas están presentes en sectores como la energía, las infraestructuras o la moda, en las que somos punteros. Nuestra Oficina Comercial está siempre dispuesta a apoyar a nuestras empresas para que hagan negocios en Jordania y para facilitarles los contactos. Por mi parte, estoy también siempre a disposición de cualquier español, y por supuesto de los empresarios, para todo cuanto puedan necesitar en este país. Oriente Próximo es una zona convulsa debido a los conflictos de todos conocidos. Sin embargo, siguen existiendo oportunidades de negocio, lo que es particularmente cierto en lo que se refiere a Jordania, un país estable y tranquilo. En el último año diversas empresas españolas han conseguido importantes contratos en este país, tanto en el sector de la energía como en el de las infraestructuras.

  

 

 

Entrevistas