Compositor musical y percusionista

“Tenemos trabajo en Taiwán para grabar otro disco en 2018; aquí la gente vive más la música a nivel interno, sin exteriorizar tanto, y son muy agradecidos”

A Guarda, Vigo, Ourense, Barcelona, Santo Domingo, Boston, Miami, Taipéi... El compositor musical y percusionista José Stewart García, con raíces familiares ourensanas en Gomesende y Ramirás, lleva en su ADN personal tantos nombres de ciudades y países como estilos musicales de fusión en su repertorio. Se formó en Estados Unidos, en Berklee College of Music (Boston), y en la actualidad reside en Taiwán, en donde tiene en marcha el proyecto Sonus de Gaya (el sonido de la tierra), que mezcla desde la música taiwanesa hasta la celta y la dominicana, y en el que participa junto a su socio musical Chin Sheng Huang. En 2014 formó Jose Stewart Band, que centra sus actuaciones en el sudeste asiático, pero con la que cada verano regresa a Galicia y a su localidad de origen, A Guarda, para no faltar a sus grandes citas musicales. La banda está a punto de lanzar su primer disco. Uno de los temas, “Pedra Figueira”, está dedicado por Jose Stewart a su padrino, un misionero gallego que defendió los derechos del pueblo indígena en Bolivia y que, tras recibir amenazas de muerte, tuvo que huir y refugiarse en las montañas durante meses, hasta que logró abandonar el país y embarcarse con destino a la República Dominicana: “Él murió hace 4 años y el tema que he compuesto es un homenaje a su persona. Era misionero y estaba a favor de abolir los abusos que estaban ejerciendo sobre el pueblo indígena los caciques y los altos cargos eclesiásticos. Ya instalado en la República Dominicana, en una fiesta en la Casa de España se reencontró con mi padre, con el que había estudiado en el Seminario de Santiago de Compostela. Desde aquel reencuentro se hicieron inseparables”, relata Jose Stewart.

Texto: Javier de Francisco ©

Desde tu formación musical en Berklee College of Music, en Boston, te habías establecido en Estados Unidos y desde finales de 2015 vives un nuevo proyecto profesional en el sudeste asiático. ¿En qué consiste?

Nuestro proyecto se llama Sonus de Gaya (el sonido de la tierra) y es un proyecto que tiene como objetivo un viaje universal, apoyándose en la música como vía de comunicación. Para ello, utilizamos la fusión de diferentes tradiciones musicales, como es el caso de la música taiwanesa, de la celta/galaica y de la música dominicana. Se pretende así demostrar que se pueden combinar diferentes culturas en un solo proyecto con un sonido fresco, auténtico e innovador.

Europa, América, Asia... Son culturas muy diferentes, también en lo musical. ¿A cuál de ellas se adaptan mejor tus composiciones e interpretaciones?

En el primer disco, que saldrá a principios de febrero de 2018, como he mencionado antes estamos utilizando elementos de estilos diversos que van desde la música celta, la taiwanesa y la dominicana. Realmente no pienso en ello, es algo que sale natural y una vez que tenemos la idea general del tema empezamos a hacer los arreglos; y en ellos se puede percibir la música de estas tres culturas, pero de una manera más contemporánea. Yo creo que todo se puede fusionar en la música, si sabes encajar las piezas.

 

Tras este período por Asia, ¿regresarás de nuevo a Estados Unidos u optarás por otra ubicación? ¿Está Galicia en tus planes de futuro?

Por ahora tenemos trabajo aquí para grabar otro disco más en el 2018, así que seguiré aquí y en el futuro ya veremos. No tengo claro si volveré a Galicia en un período corto o si me iré a otro lugar. De todas maneras me gustaría ir cada año a Galicia, actuar allá, ver a mi gente, recargar pilas y después actuar por otros lugares de España y Europa.

¿Y ves posible el regreso a España, por ejemplo para compaginar tu creatividad musical con la labor docente, formando a jóvenes percusionistas que buscan vivir su sueño?

Bueno, quizás algún día sería un gran proyecto poder ser docente y formar a los futuros músicos, pero no a corto plazo. Quizás en unos años cuando tenga más experiencia y más que aportar a las futuras generaciones.

¿Estás satisfecho con el resultado de tus giras por el continente asiático? ¿En qué países tienes más seguidores?

Es otro público y siento que la gente vive más la música a nivel interno, y quizás no lo expresen tanto en lo externo, pero son muy agradecidos. Si realmente les gusta, no les importa invertir lo que haga falta para comprar tus discos o ir a los conciertos. Tenemos bastantes seguidores en Taiwán y el próximo año empezaremos con la gira asiática de Sonus de Gaya.

¿Cuál es el perfil de los eventos musicales en los que estás participando? ¿Tienes muchas actuaciones cerradas para los próximos meses?

Toco en teatros, auditorios, locales de música en vivo, eventos al aire libre… Tengo varias actuaciones en noviembre, y en diciembre me voy de gira a República Dominicana. Allí estaré actuando junto a Frans Banfield, artista argentino que presentará sus trabajos allá acompañados por el músico dominicano Ariel Sánchez. Y por otro lado estaré presentando mi proyecto de Jose Stewart Band con músicos dominicanos y haré algunas demostraciones de la fusión que estoy realizando en Asia.

En los últimos veranos siempre hay un lugar en tu agenda para alguna actuación en Galicia, y en especial en A Guarda, en tu localidad de origen... ¿Te gustaría tener la oportunidad de ofrecer más conciertos en Galicia y en el resto de España?

Sí claro, el objetivo es tocar por todos lados. Galicia, el resto de España, Europa, el mundo y el resto del universo si nos dejan, jajaja…

¿Cómo pueden contactar contigo los organizadores e intermediarios interesados en la contratación de Jose Stewart Band y Sonus de Gaya (email, facebook...)?

Pueden contactar a través de mi website www.josestewart.com y a través de Facebook Jose Stewart García e instagram jstewartgarcia. También en nuestra página de Facebook de Sonus de Gaya.

Eres de A Guarda y has residido en Vigo hasta el inicio de tu etapa en Estados Unidos. Y antes en la República Dominicana. Pero también tienes vinculación familiar con la provincia de Ourense... Cuéntanos en qué consiste esa raíz ourensana y qué destacarías de cada una de tus etapas en los diferentes países.

He vivido en La Guardia toda mi infancia y adolescencia; después en Vigo, Barcelona, Boston, Miami y ahora estoy en Taipéi. Sí, ¡soy ourensano por parte de nai! Mi familia es de la provincia, en concreto de la zona de Gomesende y Ramirás. Cada año voy a visitar a mi familia y me paso unos días allá. Me encanta ir a Ourense y disfrutar en las termas. Es muy tranquilo y está rodeado de naturaleza. Buen lugar para conectarse, recargar pilas e inspirarse. En Estados Unidos aprendí el valor de trabajar en equipo y cómo ser más eficiente. Aprendí que para avanzar y evolucionar, a parte de estar enfocado, debes buscar en tus raíces y desde ahí poder crear tu propio lenguaje combinado con todo lo que te ha influenciado. Como me dijo un amigo una vez, el origen será tu destino… Galicia es un paraíso natural y hay un buen vivir, a pesar de todos los problemas sociales o medioambientales (incendios forestales) que estamos viviendo últimamente. Al viajar me he dado cuenta de esto, de lo importante que es saber de dónde vienes y el valorar mucho más todo lo que la vida me ha dado. También de lo que es ser emigrante, el trabajar duro y de manera inteligente para salir adelante y conseguir tus propósitos, sin tantas comodidades como podía tener en Galicia. Esto me hace estar más vivo y despierto.

He leído en una entrevista tuya que una de tus canciones está dedicada a tu padrino, que vivió en Bolivia y que fue un gran defensor de los derechos de los indios en el país. ¿Cómo llegó allí y qué le llevó a luchar a favor del pueblo indígena? ¿Sigue viviendo en la República Dominicana, país al que llegó en su huida desde Bolivia?

He compuesto un tema en el primer disco que se llama Pedra Figueira y que está dedicado a mi padrino, sí. Él murió hace 4 años y es un homenaje a su persona. Era misionero y estaba a favor de abolir los abusos que estaban ejerciendo sobre el pueblo indígena los caciques y los altos cargos eclesiásticos. Sus esfuerzos y los resultados que estaba consiguiendo lo llevaron a ser perseguido y amenazado de muerte, con lo que tuvo que escapar por las montañas durante meses hasta que logró cruzar la frontera y coger un barco que lo llevó a República Dominicana. Allí, en una fiesta en la Casa de España, se encontró con mi padre y desde aquella se hicieron inseparables. Ellos habían estudiado juntos en el Seminario de Santiago de Compostela.

Has vivido en tres continentes y, salvo Taiwán, en países que son o han sido durante décadas destinos habituales de la emigración. ¿Has mantenido mucho contacto con los emigrantes gallegos en República Dominicana y en Estados Unidos?

Sí, somos un pueblo emigrante y siempre encuentras gallegos allá donde vas… He tenido contacto con algunos de ellos. Mi padre fue socio fundador de la Casa de Galicia de República Dominicana; allí se reunían y tocaban música galega. En Miami he tenido contacto con algunos gallegos que están trabajando o tienen negocios allá. Aquí en Taiwán nos juntamos una vez al mes gallegos y también otros amigos que son de otras partes de España. Hay dos ourensanos aquí que yo sepa , uno de Verín y otro de Celanova, y varios de la zona de Vigo. La gente de mar siempre emigra. Nos vemos en los conciertos. ¡Qué la música no pare!

Para conocer mejor su trabajo, te invitamos a visitar estos enlaces:

Web Oficial:  www.josestewart.com

Facebook:  Jose Stewart García

Instagram jstewartgarcia

Facebook del grupo: Sonus de Gaya