Futbolista profesional, ex jugador del Real Madrid (dos temporadas en el primer equipo, 2003-2004 y 2004-2005, y otras dos en el Real Madrid Castilla), Mallorca, Valladolid, Getafe, Deportivo de La Coruña, Eibar y actualmente del Atlético de Kolkata, de la Indian Super League.

“El primer año en la India jugamos la final el 20 de diciembre y el 23 ya estaba en Orense. Es llegar a Madrid y en cuanto puedo pillo la carretera”

Lleva ejerciendo 16 temporadas como gran embajador del fútbol ourensano. Se forjó en la cantera del Pabellón CF, uno de los históricos clubes de base existentes en Galicia. Con a penas 22 años, Borja Fernández vivió el sueño de formar parte de la primera plantilla del Real Madrid, tras formarse en el club durante siete años, dos de ellos en el Real Madrid Castilla y los anteriores en las divisiones de base. Dio el salto al fútbol de élite en la temporada 2003-2004, la del histórico fichaje de David Beckham por el club blanco y la de la cuestionada salida de Vicente del Bosque del banquillo, reemplazado por el técnico luso Carlos Queiroz. El mediocentro ourensano ha sido compañero de galácticos como Zidane, Ronaldo, Figo, Casillas, Raúl, Guti, Beckham, Roberto Carlos, Owen, Solari... Y de jugadores gallegos de la talla de Michel Salgado, Roberto Trashorras y Diego López. En la temporada 2005-2006 militó en el Real Mallorca y a continuación alternó en el Valladolid, Getafe, Deportivo de La Coruña (temporada 2011-2012), Eibar y en su actual club, el Atlético de Kolkata (Calcuta), de la Super League India, con el que vive su tercera experiencia en el país. A pesar del éxito y de la popularidad, conserva intacta su plena vinculación con Ourense, tal y como resume en esta entrevista: “Vuelvo a Orense (en Navidad), casi ni piso Madrid. Es llegar y en cuanto puedo pillo la carretera. El primer año jugamos la final (en la India) el 20 de diciembre y el 23 estaba ya en Orense. Este año la final es el 18; ojalá lleguemos y el 20 pueda aterrizar en Madrid. Luego a Orense hasta que sepa qué hacer con mi futuro”.

Texto: Javier de Francisco ©

Con 16 temporadas consecutivas en el fútbol profesional, eres uno de los futbolistas ourensanos con más años de permanencia en la élite. ¿Cómo has logrado alcanzar tanta continuidad?

Pues no sé los años que jugó Miguel Ángel, pero lo suyo tiene más mérito, ya que la mayoría fueron en un grande como el Real Madrid y la Selección Española absoluta. En cuanto a mí, todo se trata de ganas. Por supuesto, hay que tener unas condiciones, pero el que además tiene ilusión y ganas, y siente la responsabilidad de cumplir con el equipo que te paga y que confía en ti, cuenta con más posibilidades de seguir cumpliendo el sueño por el que empezó todo. Me hice un tatuaje estando en el Mallorca que reza: Constancia, vitalidad e ilusión. En ese momento me gustó; con el paso de los años creo que es la base de todo.

Siempre se dice que triunfar en el fútbol desde Ourense es más difícil que desde la mayoría de ciudades de Galicia (Vigo, A Coruña, Santiago, Lugo...) y de España. ¿Compartes esa afirmación? ¿Por qué crees que hay más dificultades para dar el salto desde Ourense?

Es algo que se me escapa. Llevo muchos años fuera de Orense como para tener una idea o conocimiento acerca de ello. Está claro que los chicos que viven en Vigo y en Coruña tienen un acceso más “fácil” a poder jugar en un club importante, con el que van a más torneos, seguro que con compañeros “elegidos” y que de esos clubes van más chicos a las diferentes selecciones autonómicas y provinciales. Pero yo salí del Pabellón (club de cantera de Ourense, fundado en 1972). Pude elegir entre Depor y Real Madrid. Siempre hay ojeadores en todas partes, aunque está claro que más en otros sitios, pero siempre hay tiempo para destacar. Creo que puede ser una excusa y las excusas no me gustan. Nosotros en la EDO (Escuela Deportiva Ourense, en la que Borja Fernández imparte un campus de fútbol) llevamos un par de años organizando un torneo de alevines y benjamines con la ayuda de la Diputación de Ourense y creo que ese es un paso importante para que nuestros pequeños futbolistas orensanos sean vistos por clubes y, si destacan, les hagan un seguimiento. No solo se busca ese éxito; también que disfruten y jueguen contra chicos de otros sitios. Yo vi jugar a Xavi Hernández en el torneo de cadetes que siempre se hacía en Orense, y he llegado a la élite. Si no hubiera sido así, el recuerdo de compartir aquello con él, me hubiera acompañado siempre.

A pesar de la distancia y de tu trayectoria tan viajera, ¿qué recuerdos y qué valores perduran en ti de tu formación en la cantera del Pabellón C.F.?

El mejor educador que tuve fuera de mi casa fue Manuel Meiriño. Él fue el que más me ha exigido en mi vida. No sólo como jugador y no sólo lo hacía conmigo; lo ha hecho siempre y me consta que lo sigue haciendo. Todos los valores que adquirí en el Pabellón proceden de él. Es muy importante encontrar a una persona así y también lo es querer aprender y dejarse guiar. Y eso que no siempre es fácil a ciertas edades; también había desencuentros. También me ayudó ver cómo en otros sitios  me empezaron a tratar bien porque era bueno, como pasó en el colegio. De estar en el equipo B y no hacerme caso, a hacer un partido en el que todos me descubrieron (ese día se fijaron ) y empezar a tratarme como alguien especial. Era pequeño, estaba en tercero de E.G.B., pero me di cuenta y no me gustó. Nunca me han gustado los peloteos. Luego fui al Pabellón, y en Maristas me dejaban jugar a futbito si quería. Pero no quise; prefería estar en el mismo club. Cuando surgía un torneo en Maristas que no jugaba el Pabellón y podía jugar con ellos, me dejaban en el colegio solo si abandonaba mi equipo para todas las competiciones. No se puede jugar con los niños, no se puede negociar con eso. Recuerdo que jugamos en contra una final. Yo jugando con el Pabellón en el polideportivo de Maristas. Todos mis compañeros y amigos de clase estaban en el campo o en la grada. Me salí. Al día siguiente algunos profesores no me dirigían la palabra. Ni el entrenador, que tanto me había hecho la pelota dos años antes. Eso no son valores.

Estás viviendo tu tercera etapa en el fútbol de la India. ¿Notas que año a año mejora la organización de las competiciones locales y, en general, la popularidad del fútbol en un país en el que los grandes deportes nacionales son el hockey hierba, el cricket y el polo?

Por supuesto, cada año el nivel es superior, aunque desde que llegué la organización ha sido muy buena. Quizás haya algunos fallos que tienen que subsanar, pero en general la organización es muy buena y cada vez cobra más notoriedad la liga.

¿Está siendo una buena temporada para ti, en lo personal y también a nivel de club, en las filas del Atlético de Kolkata?

Sí, estamos a un punto o dos de alcanzar las semifinales; ese es el primer objetivo y está siendo mi mejor temporada aquí.

En la plantilla hay una gran representación de españoles (Javi Lara, Gallardo, Dani Mallo) y también futbolistas portugueses de tanto prestigio como Helder Postiga. ¿Formáis el plantel más fuerte de la Premier de la India?

Los amigos en los equipos contrarios siempre nos dicen que sí, los tres años. Pero bueno, hay que demostrarlo en el campo. El primer año fuimos campeones, el segundo una mala primera semifinal nos dejó casi sin opciones. A ver qué ocurre en esta temporada.

Como club vinculado al Atlético de Madrid, en el banquillo se estrena el ex portero Molina. ¿Se adapta bien al cargo de entrenador? ¿Puede ser uno de los técnicos españoles que dé pronto el salto a la élite?

Ya ha estado en ella, aunque poco tiempo, y luego lo ha hecho muy bien en otros países. Es muy válido.

¿Tienes posibilidades de repetir este año el movimiento de ida y vuelta de tus anteriores etapas en el Kolkata? Es decir, ¿aspiras a fichar en diciembre o enero por un club español, al estilo del año pasado por el Real Valladolid o hace dos temporadas por el Eibar?

Esa es la idea, pero de momento me centro en el torneo que tengo por delante.

La Liga de la India tiene una duración muy corta. Se concentra toda la competición en tres o cuatro meses. ¿Por eso es atrayente para los futbolistas europeos, ya que os permite firmar otros contratos durante el año? ¿Realmente merece la pena la experiencia?

Yo estoy disfrutando mucho de esta experiencia, así que sí. Otros quizás no estén a gusto; eso va con cada persona.

Cómo es tu día a día en la India. ¿Cuántas sesiones de entrenamiento tenéis a la semana y qué día suelen disputarse los partidos?

Pues es muy tranquilo. Por la mañana suelo ir al gimnasio y aprovechar el calorcito en la piscina del hotel. A las tres de la tarde suelen ser los entrenamientos; después siempre hay partido de la ISL (Indian Super League) para ver, y después de cenar, Liga, Copa o Champions. Entre tanto, nos juntamos los españoles y además pasamos el tiempo con series, libros, pelis... También viajamos mucho; los partidos son cada tres, cuatro o cinco días normalmente, así que no hay muchos días aburridos.

¿Vives en un alojamiento del club? ¿Te acompaña tu mujer, tu hija y otros familiares?

Vivimos todo el equipo en un hotel; es una norma de la liga. La familia no suele acompañarnos. Son menos de tres meses aquí, así que se quedan en Madrid. Nos conformamos con alguna semana de visita. Hay compañeros en otros equipos que si están con ellos, pero no hacen más que estar en el hotel. Creo que para ellas sería una pérdida de tiempo y algo muy agobiante.

¿Es muy complicado integrarse en la cultura y en la sociedad de la India? ¿En qué sueles ocupar tu tiempo libre en el país?

No me ha resultado nunca difícil la adaptación a los lugares, aunque sí que es verdad que éste es un sitio especial. Por el país, por la liga tan corta, por la novedad… Pero realmente vivimos en un hotel de lujo; no es lo mismo que si hiciéramos vida normal. Salimos bastante a ver cosas impactantes, eso sí que lo hacemos y vemos lo que hay a nuestro alrededor. Es muy peculiar.

En la época navideña que está a punto de comenzar, ¿puedes regresar a Ourense o coincide con la competición de tu club?

Vuelvo a Orense, casi ni piso Madrid. Es llegar y en cuanto puedo pillo la carretera. El primer año jugamos la final (en la India) el 20 de diciembre y el 23 estaba ya en Orense. Este año la final es el 18; ojalá lleguemos y el 20 pueda aterrizar en Madrid. Luego a Orense hasta que sepa qué hacer con mi futuro.

Aunque todavía te queda fútbol por delante, ¿ya has planificado o pensado cuál será tu profesión cuando te retires?

Me estoy preparando para algo, pero quiero disfrutar primero de lo que hago, que lo disfruto mucho.

 

  

 

 

Entrevistas