Arquitecto y cofundador de Construtora Sol y de la promotora Sol Incorporadora, en San Salvador de Bahía

Empresario de recorrido en la construcción, el café y la televisión, desinvierte para centrarse en el negocio inmobiliario

Emigró a Brasil con cuatro años para vivir el agrupamiento familiar, se licenció en Arquitectura y en sociedad con un conocido inversor local fundó y gestionó empresas relacionadas con la construcción, con la promoción inmobiliaria, con la producción de café y con el sector audiovisual. En la actualidad Enrique Márquez Barros concentra su actividad empresarial en la construcción y en el negocio inmobiliario, a través de Construtora Sol y Sol Incorporadora, que han promovido más de 50 edificios y de 2.500 viviendas en el área de San Salvador de Bahía. Ambas sociedades facturan en torno a 9 millones de euros al año.

Texto: Javier de Francisco © 

En 1951, con solo cuatro años, Enrique Márquez Barros emigró a Brasil con su madre y con su hermana, para agruparse con su padre, que había emprendido viaje un año antes. Partieron desde su localidad de origen, Ventoxo, en el municipio de Forcarei (Pontevedra), rumbo a San Salvador de Bahía. De su infancia tiene muy presente el esfuerzo vivido por sus padres para regentar una heladería y para darle formación a sus hijos: “Desde el principio siempre tuvieron muy claro que la búsqueda de conocimiento era la única forma de superar las dificultades y la vida dura de los emigrantes. Por eso nunca descuidé los estudios”, comenta el copropietario de Construtora Sol y de la promotora inmobiliaria Sol Incorporadora.

De aquellos años relata que “me gradué en Arquitectura en la universidad, al mismo tiempo que ya trabajaba en un despacho de arquitectos de mucha actividad, que diseñaba reformas y pequeñas construcciones que estimularon mi vínculo con este sector”, apunta.

A los 23 años de edad ya se convirtió en empresario de la construcción, al fundar Construtora Sol en el inicio de su larga relación societaria con el inversor local Luiz Vianna Neto, un conocido político, abogado y empresario de San Salvador de Bahía que fue director del Banco do Estado de Bahía, vicegobernador del estado de Bahía, senador y diputado federal con cuatro legislaturas a sus espaldas.

 

 

Todas las inversiones y todos los negocios de Enrique Márquez han llevado siempre una segunda firma, la de su socio y amigo Luiz Vianna. Al poco tiempo de fundar la constructora Sol invirtieron en Agrosol Agropecuária, un negocio concebido inicialmente como explotación de ganado vacuno, y ampliado desde 1988 como plantación de café (de la variedad arábica). Durante 23 años, Enrique Márquez y Luiz Vianna fueron productores de café en Fazenda Sol do Paraguassú, con ventas a multinacionales como Illycafé. En la última etapa bajo la propiedad de ambos empresarios la facturación de Agrosol ascendía a 1,3 millones de euros.

 

 

En 2011, traspasaron ese negocio “en un momento en el que decidimos centrarnos en el foco de la construcción y en áreas afines, y también para reducir trabajo, pues la propiedad rural dista de Salvador en 500 kilómetros”, apunta Enrique Márquez.

Por otra parte, la entrada en el sector audiovisual se produjo en 1987, como fundador de TV Calábria, el primer canal de televisión situado fuera de la capital del estado y también el primero en emitir noticieros locales. Sus instalaciones estaban situadas en Itabuna. Por razones comerciales, la sociedad se desprendió del canal en 1997.

El holding empresarial también incluye otras dos sociedades: Bahía Bella Viagens e Turismo, empresa turística creada en 1989 y dirigida por la hija del socio inversor Luiz Vianna; y Patrimonial MM, la sociedad de capital de la familia Márquez.

Construtora Sol: 45 años de compromiso social

Con 45 años de recorrido, Construtora Sol ha contribuido al desarrollo urbanístico de San Salvador de Bahía con la promoción y construcción de más de 50 edificios, de 2.000 viviendas y de 300.000 metros cuadrados de superficie habitable. En el año 2001, el grupo reforzó su actividad con la constitución de Sol Incorporadora.

 

 

Entre ambas generan una media de 130 empleos directos y mueven una cifra de negocio de unos 9 millones de euros. Una de sus últimas promociones es Vela Branca Boulevard, que ha sacado al mercado más de un centenar de viviendas en el núcleo urbano de San Salvador de Bahía.

Enrique Márquez destaca que Construtora Sol ha resistido las innumerables crisis económicas y urbanísticas de Brasil, y en particular de la ciudad de Bahía: “Es muy relevante habernos llevar todo este tiempo en el mercado y habernos mantenido a pesar de las innumerables crisis que afectaron a la construcción en Brasil en ese largo período de 45 años, lo que se acredita gracias a la forma conservadora de conducir nuestros negocios”, explica.

Su experiencia en el sector le permite detectar claramente que el sector inmobiliario no vive ahora mismo un buen momento en San Salvador de Bahía, en parte por “la excesiva competencia” de constructoras y promotoras españolas: “En los últimos años ha habido una invasión de empresas de otros estados y de fuera del país, precisamente de España, en razón del reciente desarrollo económico de Brasil. En Salvador lanzaron más viviendas de las que necesitaba el mercado, resultando en sobreoferta, a lo que se suma el menor desarrollo económico que viven Brasil y los demás países desde hace tres o cuatro años”.

Precisa que la mayor parte de las promotoras y constructoras externas ya han abandonado este mercado y que muchas de las que resisten atraviesan importantes dificultades económicas: “Ya vivimos períodos parecidos, y hasta bien peores, pero por conducir nuestras inversiones de forma conservadora y con mucha seguridad, superamos todas las crisis que frecuentemente interfieren en el sector. Nosotros nunca construimos para terceros; todas nuestras promociones son propias, y eso nos permite ser más estables”, matiza el gestor de Construtora Sol.

 

 

  

 

 

Entrevistas