Empresario del sector hotelero y propietario de una ganadería con más de 2.000 reses de vacuno en Tacuarembó

El grupo empresarial que comparte con dos socios tiene en propiedad los hoteles Holiday Inn Montevideo y Klee

Cuando volvió a contraer matrimonio en 2009, en su tarjeta de invitación se podía leer “20 años en España, 50 años en Uruguay”. Hoy el reparto es aún más favorable para su país de acogida: 20 años en España, 57 en Uruguay. El empresario hotelero y agropecuario Julio Ríos Serapio emigró desde O Valoiro (Lobios) en 1959: “Fui el menor que emigró de la familia, a los 20 años de edad”, recuerda. Sus padres, su hermana y su hermano también fiaron sus destinos a la emigración de postguerra. Él trabajó de camarero en los primeros años, hasta que el propietario del bar que atendía le ofreció formar sociedad para adquirir un local de hostelería en Montevideo. Y viendo el recorrido del grupo inversor que crearon, acertó de pleno. Su socio, el también gallego -de Pontevedra- Jaime Araújo, posee hoy una de las cien mayores fortunas del país. Ocupa plaza en una selecta lista en la que su nombre figura al lado de las mayores sagas empresariales de Uruguay, de banqueros, de arquitectos, de abogados, de comerciantes y también de futbolistas tan reconocidos como Edinson Cavani, Marcelo Zalayeta, Luis Suárez, Álvaro Recoba, Diego Forlán o Enzo Francescoli. La sociedad formada por Julio Ríos, Jaime Araújo y por un empresario local, bautizada como Rolyr Sociedad Anónima, es propietaria de dos hoteles en Montevideo, el Holiday Inn (de cuatro estrellas y 136 habitaciones) y el Hotel Klee (de tres estrellas y 60 habitaciones), así como de otro establecimiento hotelero en la turística Punta del Este, el Porto Bari, que tienen arrendado a inversores uruguayos. Además, el ourensano Ríos Serapio posee una hacienda agropecuaria en Tacuarembó -capital del departamento agrícola y ganadero por excelencia-, formada por más de 2.000 reses de ganado bovino.

Texto: Javier de Francisco ©

 La popularidad lograda por Julio Ríos entre la colectividad gallega de Uruguay es probablemente insuperable. Su cercanía, su buen humor, su don de gentes, su animosidad para emprender proyectos y, sobre todo, para organizar actos sociales, le han convertido en uno de los personajes más admirados entre los socios, descendientes y simpatizantes de instituciones como el Centro Gallego y la Asociación de Empresarios Gallegos de Uruguay. Uno de los ejemplos más contundentes fue su boda, a finales de 2009, con la también empresaria agropecuaria -de Tacuarembó- Mariela Zilli. En la fiesta organizada en el propio Centro Gallego de Montevideo se dieron cita más de 500 invitados.

 Julio Ríos emprendió el viaje de la emigración de ultramar en 1959, a la edad de 20 años. Vivió en el país acompañado de sus padres, de una hermana y de un hermano. La familia es originaria de O Valoiro, en el municipio ourensano de Lobios. En cuanto llegó a Montevideo se puso a trabajar en la hostelería, como camarero. Pero enseguida le surgió la oportunidad de dar el paso como empresario. Y acertó en la elección de socios, ya que la sociedad que formó con su patrón, el pontevedrés Jaime Araújo, y con otro camarero del bar en el que trabajaba, perdura a día de hoy y engloba un importante patrimonio en el sector hotelero. Los tres jóvenes se unieron para comprar y transformar el viejo Bar Vaccaro, de Montevideo, en un renovado y cuidado local. Tras este negocio llegaron más, como panaderías y estaciones de servicio, que en muchos casos Julio Ríos adquirió o abrió incorporando como socios a sus propios hermanos.

Mientras, la sociedad de ámbito no familiar, que tiene como razón social Rolyr S.A., continuó creciendo y dio un salto definitivo cuando se introdujo en el sector hotelero. En la actualidad posee el hotel de Montevideo que forma parte de la cadena Holiday Inn, una de las nueve marcas englobadas en el gigante británico IHG (InterContinental Hotels Group), el líder mundial por número de habitaciones, con una oferta global de más de 4.700 hoteles en un centenar de países. El Holiday Inn Montevideo es un cuatro estrellas de 136 habitaciones y siete salones de convenciones. Su actividad genera 70 empleos directos.

 

El segundo hotel en propiedad es el Klee Internacional, situado muy cerca de la Avenida 18 de julio, la arteria principal de la capital uruguaya. Se trata de un tres estrellas con 60 habitaciones, en el que trabajan 22 personas. Los activos de Rolyr S.A. en el sector hotelero se completan además con una participación accionarial en el Hotel Sheraton Montevideo, un lujoso cinco estrellas con 207 habitaciones y 9 suites. Está situado muy cerca de la zona centro, a 200 metros del club de golf y del paseo marítimo. El edificio forma parte del centro comercial Punta Carretas.

 

El tercer establecimiento propio de la sociedad no se encuentra actualmente bajo gestión directa, sino en régimen de arrendamiento, como relata Julio Ríos a los lectores de la web ourensemigrante.es: “Trabajé durante muchos años el Porto Bari, un hotel de Punta del Este que está en la zona residencial de San Rafael, y orientado al turismo de playa. Es de nuestra propiedad, pero ahora lo tenemos arrendado mediante un canon anual a unos empresarios uruguayos. Yo ya tengo 76 años y me va tocando descansar un poco”, comenta sonriente. Sobre la continuidad de la segunda generación en su grupo empresarial, apunta que “mis cinco hijos trabajaron todos en nuestras empresas, pero actualmente ejercen profesiones independientes. Dos son licenciados y se dedican a sus negocios, y el más pequeño es contador. El hijo de mi socio Jaime Araújo, que es ingeniero, sí que trabaja en la gestión de las empresas de la sociedad”, matiza.

 

Empresario del sector cárnico

Más allá del sector turístico y de la hostelería, la otra faceta empresarial del ourensano Ríos Serapio es la actividad ganadera, o en expresión uruguaya, la producción agropecuaria, a la que se dedica desde la década de los ochenta. “Mi mujer y yo tenemos una explotación ganadera en la que hacemos el ciclo completo, desde la cría hasta el engorde. Tenemos ganado vacuno, unas 2.000 reses, y también lanar, aunque éste último lo dedicamos más bien para autoconsumo y no para comercializar”, señala.

 

La carne de vacuno se distribuye entre las grandes empresas frigoríficas del país y llega a todos los departamentos de Uruguay. La hacienda del empresario de O Valoiro no exporta carne directamente, actividad que queda al criterio de los clientes frigoríficos, en función de su capacidad y dimensión internacional. En la hacienda de Tacuarembó, formada por 2.000 hectáreas de terrenos en los que el ganado pasta libremente, trabajan un total de ocho operarios. En este paraje de la zona norte-centro de Uruguay, Julio Ríos encuentra un lugar perfecto por el contraste con su actividad como empresario hotelero: “El negocio de la ganadería es mucho más fácil de llevar que el de los hoteles. Aquí la vida es diferente, sin tantas prisas”, afirma.

 

Aunque ya acumula cerca de 60 años de residencia en Uruguay, para el descanso y la relajación siempre tiene en cuenta su cita veraniega con Galicia y con las Islas Canarias: “Sigo viajando a Ourense todos los años y aunque solo sea durante cinco o seis días, necesito estar ahí todos los veranos, para descansar. El resto de las vacaciones, unas tres semanas, las paso en Tenerife”, cuenta para los seguidores de ourensemigrante.es.

Relata además que al igual que la gran mayoría de sus compañeros de emigración en el país, las raíces con España siguen intactas incluso desde el punto de vista administrativo: “Soy residente español a todos los efectos. No tengo nacionalidad uruguaya, la verdad porque nunca me preocupé por conseguirla, ya que conservo la española. Hay un montón de gallegos que estamos en la misma situación, solamente con la nacionalidad de España, porque nos hemos dedicado a trabajar muy duro y ni hemos tenido tiempo para muchos trámites”, explica.

 Antes de finalizar la entrevista, tiene unos minutos de reflexión sobre la coyuntura económica de Uruguay, desde un enfoque muy coloquial y directo: “La cosa se está poniendo muy fea. Aquí se está iniciando ahora la crisis, pero viene con fuerza, después de unos diez años de bonanza económica que llevábamos. En 2001 ya hubo una crisis muy fuerte, pero desde el 2005 en adelante la situación fue buena. Sin embargo, ahora regresa la crisis y va a ser fea, porque se avecina desde otros países cercanos, como Brasil, que hoy lo está pasando peor que Argentina. En Uruguay el presupuesto no da y el Gobierno se maneja con impuestos, porque no puede sacar de donde no hay”, argumenta. Julio Ríos Serapio fue presidente del Centro Gallego de Montevideo entre los años 2007 y 2009. Siempre se ha significado como uno de los socios y directivos más implicados con el decano de los centros gallegos (fundado en el año 1877). Además, forma parte de la Asociación de Empresarios Gallegos de Uruguay (AEGU).

  

 

 

Entrevistas