“Grupo

Ex empleado y actual propietario y gerente del taller gallego ubicado en Ironbound (Newark)

Pulaski Auto Body repara la flota de vehículos oficiales de la ciudad de Newark y de la Autoridad Portuaria de N. York y N. Jersey

La aventura profesional del ourensano Julio Barreiro Vázquez -nacido en Lameiriño, municipio de Ramirás- en la acogedora ciudad de Newark, uno de los grandes focos de la emigración ourensana y gallega en la costa este de Estados Unidos, tuvo su punto de inflexión en el año 1985. Hasta entonces, y desde 1974, Pulaski Auto Body fue su centro de trabajo como chapista. Pero once años después de su ingreso en la empresa, le surgió la oportunidad de convertirse en empresario y de mantener la propiedad gallega de este conocido taller de New Jersey, traspasado por Manuel Zamuz, originario de San Clodio (Ribas de Sil, provincia de Lugo). La empresa, que tiene 14 empleados y factura 1,8 millones de dólares al año, lleva operando desde 1989 como taller de confianza de la City of Newark para la reparación de todos los vehículos oficiales de Policía, Bomberos y de los departamentos de Agua y Saneamiento. Desde hace un año también mantiene un contrato con la Autoridad Portuaria (Port Authority) de New York y New Jersey para sus flotas de vehículos. El sector público representa el 60% de la cartera de clientes. De media, realiza 26 reparaciones de vehículos al mes. Con cuatro décadas de acreditada trayectoria, Pulaski Auto Body se encuentra en plena fase de inversiones, consistente en la ampliación del taller y en la instalación de un nuevo banco de chasis y de dos máquinas adicionales para el mezclado de pintura.

Texto: Javier de Francisco © 

Los contratos que mantiene con entidades y organismos como City of Newark (Ayuntamiento de Newark), Homeland Security (Seguridad Nacional) y Port Authority of New York and New Jersey (Autoridad Portuaria) le confieren singularidad y categoría a la empresa de origen gallego Pulaski Auto Body, en un país en el que las homologaciones y los requisitos para trabajar para las Administraciones alcanzan el grado de máxima complicación y exigencia.

 

 

El contrato con City of Newark se remonta al año 1989 y abarca la reparación de todos los vehículos de los departamentos de Policía, Bomberos, Agua y Saneamiento. Julio Barreiro, propietario y gerente del taller gallego de referencia en Newark y su entorno, explica que “nos encargamos de reparar en nuestras instalaciones todos los vehículos de la ciudad; coches de patrulla, camuflados y también los de los departamentos de fuego, agua y sanidad. En el caso de la Autoridad Portuaria, ya hace un año que firmamos el contrato y venimos reparando una media de aproximadamente cuatro vehículos al mes”.

 

 

Dentro de la actual cartera de clientes, un 40% son vehículos particulares y un 60% oficiales: “Tenemos muchos clientes gallegos, pero también muchos estadounidenses debido a la larga relación con la ciudad; personas que refieren a otras personas. Por la zona en la que nos encontramos, también hay varios clientes portugueses. En general, todos proceden de New York y de New Jersey”, detalla Julio Barreiro. De media, reparan un total -entre flotas oficiales y turismos particulares- de 310 vehículos al año.

 

 

En la gestión de la empresa cuenta con el apoyo profesional y familiar de su hija Jessica Barreiro Ventoso, nacida en Estados Unidos, quien explica para Ourensemigrante.es el reparto de funciones: “Mi padre y yo somos los únicos de la familia que trabajamos aquí. Él se encarga de todo el trabajo que tiene que ver con los coches de patrulla de la ciudad de Newark y de la Autoridad Portuaria. Supervisa los empleados y les da su trabajo de cada día. Y yo me ocupo totalmente de todo en la oficina. Soy quien llama a las compañías de seguros, a los clientes, y me encargo del área financiera. También diseñé la página web y llevo el marketing y las redes sociales”.

La empresa, que logra una cifra de negocio de 1,8 millones de dólares al año, tiene actualmente en marcha un plan de inversiones, basado en la ampliación del taller (con capacidad para 40 coches) y en la compra de nueva maquinaria. Jessica Barreiro precisa que “ahora mismo estamos acabando la obra de ampliar el taller. Juntamos el antiguo, que es el original, con el actual. Con eso, añadimos un banco de chasis nuevo. Y también acabamos de comprar dos máquinas nuevas para mezclar pintura”. La nave, situada en pleno centro de la zona urbana de Ironbound, en la ciudad de Newark, dispone de cuatro líneas de chasis, tres cabinas de pintura y seis boxes de trabajo.

 

 

Pulaski Auto Body cuenta con 14 trabajadores en plantilla. El personal está homologado por Basf Glasurit, I-CAR y por los fabricantes europeos BMW, Mercedes y Audi. Sobre la especialización en las reconocidas marcas alemanas, la representante de la segunda generación de esta empresa familiar argumenta que “en Estados Unidos, aparte de los concesionarios, los talleres que reparan coches extranjeros también tienen que ser certificados para reparar esos vehículos y especializarse en ellos”.

Pero la oferta de servicios de Pulaski no se limita a las reparaciones de chapistería o al alineado de direcciones. Presta a sus clientes un servicio integral que abarca todo tipo de trámites, como reclamaciones e inspecciones, y también servicios complementarios, como la gestión de coches de alquiler o vehículos de sustitución.

 

 

La familia Barreiro Ventoso mantiene una estrecha relación con Galicia. Cada año viajan a su tierra de origen y, como relata Jessica, “nunca hemos perdido la vinculación. Yo soy una de las que, desde la infancia, cada verano va y pasa sus vacaciones en Galicia. Mis abuelos ahora tienen casa en Tellado, municipio de Ramirás, y ahí es donde paso mis veranos. Mi madre es de Ribeira y también tengo la oportunidad de ir a visitar a mi familia en A Coruña. Mi padre, cuando puede, también va a Galicia varias veces al año”.