La empresa de origen gallego Gamatel tiene la concesión oficial de Siemens para Venezuela

A pesar de la situación económica, social y política de Venezuela, la firma Gamatel -fundada por un matrimonio gallego- resiste en el mercado a base de coraje y esfuerzo. Es la concesionaria oficial de Siemens para todo el país en las áreas de telefonía y telecomunicaciones. A punto de cumplir veinte años de actividad, en su cuenta de clientes figuran desde Banesco hasta la Guardia Nacional de Venezuela o el Instituto Venezolano de Seguros Sociales.

Texto: Javier de Francisco © 

Gamatel fue fundada en 1996  por un matrimonio gallego afincado en Caracas. María Isabel Nóvoa Vázquez nació en Piñor (Barbadás), una de las actuales zonas residenciales del entorno de la ciudad de Ourense, y su marido Santiago García Bande emigró desde O Grove (Pontevedra). Él ejerció el cargo de gerente del servicio técnico de Siemens hasta mediados de los noventa.

En esa época, el Gobierno de Venezuela impuso restricciones a las multinacionales de capital extranjero y, cuando la compañía alemana de telecomunicaciones se vio obligada a prescindir de la distribución comercial y a focalizar todo su negocio en las grandes soluciones y en los proyectos tecnológicos, Santiago Bande constituyó la empresa familiar Gamatel para llevar la concesión de Siemens en el país.

La firma de origen gallego está ubicada en Palos Grandes, uno de los puntos neurálgicos de la actividad comercial en Caracas. María Isabel Nóvoa lleva el departamento de compras y la administración de la empresa, mientras que su marido es el gerente y el director técnico y comercial. El negocio se centra en Caracas, Barquisimeto, Valencia y Maracaibo.

GRUPO EMPRESARIAL GLOBAL MASTER MEXICO SA DE CV

Segunda generación del grupo empresarial Global Master, que engloba 34 empresas, en su mayoría hoteles, restaurantes y estaciones de servicio

“Generamos 650 empleos directos y tenemos 1,8 millones de clientes al año”

Juan Carlos Rodríguez pertenece a la segunda generación de gestores de Global Master, un grupo empresarial formado por 34 empresas -en su mayoría radicadas en México D.F.- que operan en el sector de la restauración, del turismo o de la distribución de combustible. Los fundadores emigraron en la década de los cincuenta a México, desde los municipios ourensanos de Avión y Nogueira de Ramuin. En 2015 la compañía crecerá con la apertura de dos nuevos hoteles y tres restaurantes.

Texto: Javier de Francisco © 

 

  • ¿Cuándo emigraron sus padres desde Ourense a México y cómo fueron sus primeros años en el país?

Mi padre nació en 1941 y es originario de Amiudal, que pertenece al municipio de Avión. Emigró a México en 1958. En 1970 conoció a mi madre, que había emigrado unos cuantos años antes -ella es originaria de Luintra (Nogueira de Ramuin)- y poco tiempo después formalizaron su compromiso. Al llegar a México, mi padre se dedicó a la compra-venta de muebles, principalmente en el esquema de “abonos”, es decir, venta de muebles a crédito mediante un sistema de pagos semanales. Al mismo tiempo, durante varios años mi padre se asoció con otros socios gallegos para la creación de nuevos negocios. Conforme pasa el tiempo y se van creando nuevos proyectos, surge la necesidad de crear una oficina corporativa para la gestión y administración de esos negocios. Y es así como se nació Global Master, como un corporativo administrativo cuya finalidad es crear, administrar y gestionar esos negocios de una forma profesional, estableciendo sinergias que aporten mayor rentabilidad a nuestras empresas.  

  • ¿En qué año se constituyó Global Master?

Global Master se constituyó en 2001. Durante los primeros diez años nos enfocamos a crecer el número de empresas, pero sin tener una organización conjunta. No fue hasta 2011, con la incorporación de las nuevas generaciones que tomamos el control de los negocios, cuando decidimos crear una estructura corporativa. A partir de ese momento comenzamos a experimentar nuestro mayor crecimiento en términos de unidades de negocios, así como en ingresos provenientes de los mismos, para posteriormente consolidarnos como un grupo empresarial.

Berto Construction lleva 46 años construyendo obra pública en la costa este

Su histórico de obras incluye las pistas de aterrizaje del aeropuerto internacional de Newark, el acondicionamiento de la carretera que enlaza New York con Canadá, del mítico puente Smith Street (Brooklyn) y de los pasos elevados de la Ruta 202 (Delaware a Maine), la construcción de uno de los puentes más característicos de Philadelphia... Berto Construction Inc. lleva 46 años construyendo puentes y carreteras en los estados de New Jersey, New York y Pennsylvania. La compañía fue fundada por Antonio Vázquez Domínguez y por su esposa María Andrés Lorenzo, originarios de las localidades ourensanas de Refoxos (Cortegada) y Soutomel (A Bola), respectivamente.

Texto: Javier de Francisco © 

Por el posicionamiento de su compañía en el sector de la obra pública, por el nivel de las obras ejecutadas, por la trayectoria empresarial de casi medio siglo y por las homologaciones logradas en uno de los mercados más estrictos, Antonio Vázquez Domínguez tiene bien ganado el apelativo de constructor gallego y español de la costa este.

Se estableció en 1965 en Estados Unidos, en concreto en New Jersey, y durante sus cuatro primeros años en el país trabajó como asalariado de la construcción para varias empresas locales, hasta que en enero de 1969 fundó su propia compañía, Berto Construction Incorporate. En la primera etapa contó con la participación de un socio, pero en 1986 se hizo control íntegro de la sociedad.

La localidad de origen de Antonio Vázquez es Refoxos, en el municipio ourensano de Cortegada (comarca de O Ribeiro) y la de su esposa, María Andrés Lorenzo, es Soutomel, en A Bola (comarca de Terra de Celanova). Desde los primeros años, la empresa se dedicó a la obra pública y se especializó en la reparación, reforma y acondicionamiento de puentes y carreteras. Su ámbito geográfico se centra en los estados de New Jersey, New York y Pennsylvania. En los tres ha ejecutado obras que han sido premiadas por diferentes administraciones norteamericanas, entre ellas el Departamento de Transporte, el New Jersey Transit y las autoridades portuarias de New York y New Jersey.

Bodega Bouza, de origen gallego, fue pionera en introducir la variedad albariño en América

Una empresa fundada por empresarios de origen gallego, Bodega Bouza, destaca entre las de mayor proyección y potencial en el sector vitivinícola en Uruguay. Solo elabora vinos finos a partir de su producción propia de uva, con una comercialización media de 150.000 botellas al año, exporta el 40% a Estados Unidos, Canadá, Brasil, España, Francia, Bélgica y Reino Unido, y ha desarrollado un completo proyecto de restauración y turismo enológico. Factura 3,5 millones dólares y su actividad genera 60 empleos. Fue pionera en introducir la variedad gallega albariño en América.

Texto: Javier de Francisco © 

El empresario Juan Luis Bouza López, hijo de emigrantes gallegos, promueve una de las experiencias de vitivinicultura más reconocidas y distinguidas en Uruguay. Sus padres emigraron al país desde A Capela (Ferrol) y Xubia (Narón) en 1956. El primer negocio familiar fue una panadería y fábrica de pastas frescas que con el tiempo se transformó en una importante industria de alimentos, La Sibarita, y en una panificadora industrial, bajo el nombre comercial de Pagnifique, con actividad en Uruguay y también en Estados Unidos.

Juan Bouza relata que en el año 1998, tras la venta de La Sibarita, “mi esposa Elisa Trabal y yo decidimos dedicarnos a la producción de uva y vino. Para ello compramos un viejo viñedo con el que fuimos aprendiendo el arte de la viticultura. En 2001 adquirimos una antigua bodega en las proximidades de la ciudad de Montevideo y en 2002 la restauramos y equipamos para poder hacer al año siguiente nuestra primera vendimia.

Ex militar del Ejército de Estados Unidos y ex funcionario investigador criminal de Hacienda

“Tras 54 años de ruptura diplomática ya era hora del cambio en la política de Estados Unidos con Cuba”

Es descendiente de gallegos -una rama familiar procede de Cudeiro (Ourense)-, nació en Cuba y a los 17 años se estableció en Estados Unidos, en donde fue militar profesional durante 23 años y, posteriormente, funcionario del cuerpo de investigadores criminales de Hacienda. Participó como tropa de apoyo en la guerra de Vietnam y estuvo destinado en el Canal de Panamá, Corea y en la Base Naval de Guantánamo. Hoy vive una merecida jubilación en Miami, pero sin perder el vínculo de unión con Galicia: “Me siento y me sentiré galego desde que tengo uso de razón y hasta el último día de mi vida. Siempre estaré orgulloso y le doy gracias a Dios por mis padres galegos”.

Texto: Javier de Francisco © 

 

  • Usted nació en Cuba y desarrolló toda su carrera profesional en Estados Unidos. ¿Qué vínculos familiares tiene con Galicia?

Pertenezco a la primera y única generación de mi familia nacida en la isla de Cuba; todos mis antepasados por parte de padre o madre eran galegos. El primero de mis antepasados en emigrar por razones políticas a la entonces colonia española de Cuba fue mi bisabuelo materno, Pejerto Failde Rivadeneira, nacido en Santa María de Vilela, en Lugo. Él emigró a Cuba con sus hijos solteros, entre los que se encontraba mi abuela materna, Estrella Failde Vázquez. Los hijos casados se quedaron con sus familias en Rodeiro y en Lalín (yo no los conozco).

Mi bisabuela Manuela Vázquez murió a consecuencia de una caída de caballo cuando pretendía encontrarse con mi bisabuelo, que estaba escondido por razones políticas junto a los hijos solteros y pensaban huir a Cuba. En la isla, mi abuela Estrella frecuentaba con su padre Pejerto, sus hermanos y sus hermanas, las sociedades gallegas que existían en La Habana en aquella época, cuando Cuba era colonia española. Y allí conoció a mi abuelo materno, Antonio Gallego Bravo, nacido en Cudeiro (Ourense), que era oficial del Ejército español al servicio del Rey en Cuba, en tiempos de la guerra hispano-americana. Con él contrajo matrimonio en la ciudad de La Habana.

Mi abuelo fue hecho prisionero por las tropas americanas al final de la guerra y expatriado sin la familia a España después de terminada la guerra, regresando a su Cudeiro natal. A los pocos meses, mi abuela Estrella abandonó la república de Cuba con dos hijas allí nacidas, para encontrase con mi abuelo en España y fijar su residencia en Cudeiro.

Mis abuelos vivieron unos años en Cudeiro, donde tuvieron tres hijos:  Antonio, Pejerto y mi madre Odila Gallego Failde. Mi abuela Estrella regresó a Cuba con la hija mayor para trabajar y poder enviarle ayuda económica a mi abuelo, que se había quedado en Cudeiro -con cuatro hijos- cuidando de su padre que estaba muy anciano y  enfermo.  Al morir su padre, mi abuelo decidió emigrar con sus hijos a Cuba y reunirse definitivamente con mi abuela e hija, que ya residían en la Isla. Mis abuelos nunca más regresaron a España; mi madre y mis tíos sí lo hicieron muchas veces como turistas.

 Le avalan más de 200 edificaciones realizadas en siete estados del país, la mitad hoteles y gasolineras

Manuel Martínez Cortés nació en México D.F., pero mantiene estrechos vínculos con Galicia, y especialmente con la provincia de Ourense, el foco de emigración de sus padres, originarios de Rubillón (Avión) y de Cardelle (Boborás). Es cofundador de MC Cimentaciones y Estructuras S.A., constructora fundada en el año 1999 y uno de los nuevos referentes del país en construcción geotécnica, en infraestructuras y en edificación. Además, participa en una sociedad que tiene varios hoteles en propiedad.

Texto: Javier de Francisco ©

 

El ingeniero y empresario Manuel Martínez Cortés forma parte del nutrido colectivo de hijos de emigrantes ourensanos que buscaron prosperidad en México. Y también comparte con otros muchos mexicanos su origen familiar en el municipio de Avión. Su padre nació en Rubillón (Avión) y su madre en la cercana localidad de Cardelle, en el municipio de Boborás (comarca de Carballiño). Dentro de las limitaciones de tiempo de su carrera profesional, participa como miembro activo de las juntas directivas del Centro Gallego de México, de la Unión Mexicana de Empresarios Gallegos (Umegal) y de la Sociedad de Beneficencia Española. Además, mantiene una relación muy directa y constante con el municipio de Avión y con la provincia de Ourense.